Luego de estar envuelto en una polémica mundial debido al caso “diésel gates” Volkswagen busca reivindicarse en el camino creando un nuevo combustible capaz de reducir las emisiones contaminantes.

R33 BlueDiésel, es el nombre de este novedoso combustible el cual permite un ahorro de las emisiones de dióxido de carbono de al menos un 20% más que con el diésel convencional. Esto se consigue gracias al uso de biocombustibles.

El combustible cuenta con un contenido biológico de hasta el 33%, basado exclusivamente en residuos y materiales de deshecho. Eso permite el ahorro del dióxido de carbono, y el combustible se convierte así en una alternativa mucho más atractiva para nuestro planeta.

Además, el combustible cumple con la norma del diésel DIN EN590 y con todos los criterios para su uso como combustible estándar, por lo que se podrá utilizar en todos los vehículos diésel sin la necesidad de transformar el motor de ninguna forma, ya que cumple totalmente con el estándar de combustible diésel.

El plan de Volkswagen es poder producir en serie este combustible, para que todos puedan gozar de dichos beneficios.

El R33 BlueDiésel ya se ha puesto a prueba por los empleados de Volkswagen durante nueve meses, arrojando resultados positivos, por lo que no se tendría ningún inconveniente para venderse de manera comercial.

El combustible se ha desarrollado conjuntamente por Volkswagen, la Universidad de Coburg (Alemania) y otros socios del proyecto, y se empezará a distribuir con la ayuda de proveedores, como Shell Global Solutions en cooperación con Tecosol y Neste.