Cómo reparar el condensador de forma sencilla

 

 

 

 

 

El condensador es el encargado de enfriar el gas refrigerante presurizado del circuito del aire acondicionado y transformarlo a estado líquido.

Para entender mejor en qué consiste comprobar un condensador y repararlo, es importante saber que existen, principalmente, dos diseños de condensador distintos: de serpentín y de flujo paralelo.

El modelo de serpentín consiste en un circuito de tuberías circulares. En él, el fluido refrigerante desciende por el condensador haciendo “eses” hasta la salida. 

El condensador de flujo paralelo está formado por dos colectores laterales unidos por una serie de tubos planos compuestos por microcanales por los que circula el flujo.

Este sistema maximiza la transferencia de calor, ya que en él existe mayor superficie de contacto. Por ello, es el modelo de mayor rendimiento y el más extendido en la actualidad.

Entrando en cómo comprobar un condensador y en qué debe fijarse el profesional del taller, lo primero que hay que saber es que el condensador puede sufrir una obstrucción interna de alguno de los canales debido a la deposición de residuos.

Aunque, en ocasiones, se pueden desincrustar estas obstrucciones, a veces no es posible su limpieza y la pérdida de eficiencia obliga a la sustitución del componente. 

Sin embargo, la falla más común del condensador es la obstrucción y/o fuga en el circuito debido a choques o a impactos de piedras o elementos fortuitos de la vía. Esto puede provocar deformaciones y perforaciones en los conductos multiflujo e incluso en los colectores y, por consiguiente, una fuga de gas.

La pérdida de gas en el circuito implica que la presión no se mantiene en los valores adecuados y, por lo tanto, el sistema no realiza su función correctamente. El resultado de esta situación es la propulsión hacia el interior del vehículo del calor generado por el motor. Esto implica que la capacidad de enfriamiento del climatizador se va a ver mermada o que el aire acondicionado no va a funcionar.

Ante estas situaciones, las aletas refrigerantes también pueden romperse o deformarse. Si no se reparan o sustituyen, podrían influir en la pérdida de eficiencia del sistema, ya que la zona de aletas dañadas no va a enfriar con la misma capacidad la zona de la tubería correspondiente. 

Si el daño ocasionado en el condensador es considerable, es posible que se requiera la sustitución completa del componente pero, si es leve, se puede reacondicionar la zona dañada. No todos los talleres acceden a realizar estos trabajos, pero existen algunos especializados en este tipo de reparaciones.

Para atajar la reparación tras comprobar el condensador, es necesario, en primer lugar, evaluar los daños y localizar la fuga. El componente debe encontrarse limpio y es fundamental que el técnico de taller utilice las protecciones necesarias para llevar a cabo esta tarea, ya que el circuito está presurizado.

Existen varios métodos de comprobación de fugas del condensador. Los más utilizados son los siguientes:

-Uso de aditivo colorante. Este aditivo es un pigmento añadido al gas del aire acondicionado que sirve para detectar fugas externas mediante luz ultravioleta.

-Detección electrónica de fugas. Se trata de una prueba realizada mediante un comprobador electrónico que localiza los gases halógenos (este modo de detección de fugas se utiliza, generalmente, para sitios de difícil acceso). Estas máquinas son capaces de verificar la estanqueidad de todo el sistema en cuestión de minutos.

Usa productos MAHLE

Si la solución es la sustitución te recomendamos utilices productos MAHLE, ya que ellos son especialistas en este tema por lo que te brindarán seguridad fundamentada en calidad.

www.mahle-aftermarket.com

#QUEDATEENCASA  #YOMEQUEDOENCASA

 

Consulta tu revista Mayo 2020
¡Recibe nuestro
NEWSLETTER
con ofertas, invitaciones y noticias!

¡Recibe nuestro

NEWSLETTER

con ofertas, invitaciones y noticias!

¡Estás suscrito!