BMW continúa apostando fuerte por los vehículos autónomos

Desde hace 15 años el fabricante alemán ha dedicado gran parte de sus esfuerzos en el desarrollo de tecnologías para vehículos autónomos, llevándolo a una insaciable carrera para ser pionero dentro del sector.

 

Han sido años de descubrimientos, alianzas con compañías del sector tecnológico y cientos de pruebas para lograr consagrar algo tangible. De acuerdo a la firma, los niveles para alcanzar la conducción autónoma son cinco y empiezan en el cero, donde el conductor maneja sin sistemas de asistencia. De ahí escalan al nivel uno o de conducción asistida (incluido ya en todos los vehículos de BMW) y al dos o de conducción parcialmente automatizada con asistentes de dirección, de trayectoria y para estacionarse (incorporados en los modelos más recientes).

 

Por ahora, la tecnología permite el nivel tres o de conducción altamente automatizada, el que antecede a la conducción completamente automatizada (nivel cuatro) y a la futurista y anhelada conducción autónoma en la que el vehículo asume todas las funciones (nivel cinco).

 

En este camino, la compañía ha marcado varios hitos: en 2006, un BMW Serie 3 condujo por sí solo alrededor del circuito de Hockenheim, donde se realiza el gran Premio de Alemania. En 2011, otro modelo de esa serie recorrió la autopista A9 en la nación germana y, al año siguiente, un prototipo automatizado basado en el BMW Serie 2 Coupé transitó en el circuito de Las Vegas usando la conducción altamente automatizada (nivel tres). Otros logros se pudieron en Nevada, durante la edición 2017 del Consumer Electronics Show (CES), donde se pudo comprobar la conducción de nivel tres con una unidad demo de la Serie 5 Sedán.

 

 

 

¡Recibe nuestro
NEWSLETTER
con ofertas, invitaciones y noticias!

¡Recibe nuestro

NEWSLETTER

con ofertas, invitaciones y noticias!

¡Estás suscrito!